Casa Rural Los Yeros
Casa Rural Los Yeros

Una casa con encanto

Situada al norte de la provincia de Segovia, en la localidad de Aldeasoña, a las puertas de la Ribera del Duero. A tan solo 18 km se encuentra Peñafiel, cuna de la denominación de origen de la Ribera, cuyo castillo alberga el museo del vino.


Los Yeros es la opción perfecta para disfrutar de unas vacaciones tranquilas en Aldeasoña y desconectarse de la rutina diaria. Nuestra casa dispone de todo lo necesario para pasar unos días de descanso con el máximo confort.

La Casa

La casa original de 1938, perteneció a la abuela Eugenia y el abuelo Dionisio, y ahora en 2010/11 la hemos reformado con mucho mimo y cariño respetando y conservando su estructura original de piedra y madera.

 

Dispone de amplias habitaciones todas con baño, cocina completamente equipada y un amplio salón con chimenea donde podrá disfrutar de su estancia en compañía de los suyos. También dispone de un patio/ corral con barbacoa y mobiliario de exterior.

 

Consulte toda la información sobre La Casa.

Galería de fotos

Puedes ver muchas mas fotos de nuestra casa y alrededores en la la galería de fotos.

Pueblo y gastronomía

Descubre en primera persona la vida rural en un pueblo de 80 habitantes. Sus gentes, sus costumbres, su iglesia Santa María Magdalena, sus casas, sus bodegas familiares. Paz, silencio, tranquilidad.

Descubre sus alrededores: Villa de Fuentidueña, Sacramenia, Embalse de la Vencias (Serranilla), Cuellar, Peñafiel, Hoces del río Duratón y ermita de San Frutos…

Descubre la gastronomía local: lechazo, cochinillo, chuletillas de cordero regado con el mejor vino de la Ribera de Duero.

Descubre las actividades al aire libre que puede realizar: senderismo, bici de montaña, paseos en kayak y piragua, enoturismo en la Ribera de Duero, recogida de setas….

Descubre la Casa Rural Los Yeros y disfruta de un fin de semana o de unas vacaciones en un entorno rural.

¿Qué son los Yeros?

  

Para aquellos que no lo sepan, los yeros es un planta leguminosa que antiguamente se utilizaba como forraje para el ganado. Esta planta da un fruto parecido a los guisantes pero de poco valor culinario. En los pueblos, basta con preguntar a cualquier persona mayor para que te den un recital de lo duro que era ir a recoger yeros por la mañana.